Vídeo

•noviembre 13, 2008 • Dejar un comentario

INFLUENCIAS DE LA GESTIÓN PÚBLICA EN UN PROYECTO URBANO

Anuncios

David Maulén

•noviembre 13, 2008 • 1 comentario

David MaulénDAVID MAULÉN DE LOS REYES

Educación: Investigador en sistemas de Representación, Historia del Arte,Tecnología y procesos sociales en Sudamérica.

Académico en la Universidad Austral de Chile. Colaborador Concurso Internacional CCGM, Edificio UNCTAD III.

Ex profesor Facultad de Arquitectura y Urbanismo. U de Chile

Cristián Fernández

•noviembre 13, 2008 • Dejar un comentario


Cristián FernándezCRISTIÁN FERNÁNDEZ EYZAGUIRRE

Educación: Arquitecto de la Universidad de Chile

Encabeza la oficina que hoy construye el Centro Cultural Gabriela Mistral

Equipo Arquza

•octubre 7, 2008 • Dejar un comentario

UNCTAD III   →   EDIFICIO DIEGO PORTALES   →   CENTRO CULTURAL GABRIELA MISTRAL






Juan Pablo Carrasco _ Editor

Daniela Díaz _ Investigador

Sofía Gutiérrez _ Director

Marcela Herrera _ Director de Arte

Muriel Mera _ Productor

Verónica Serrano

•noviembre 13, 2008 • Dejar un comentario

Veónica SerranoVERÓNICA SERRANO MADRID

Educación: Arquitecto de la Universidad de Chile. En 1993 realiza un postgrado en Conservación del Patrimonio en la facultad de Arquitectura de la Universidad de Valladolid, España. Además realiza algunos estudios de Bellas Artes en la Universidad Autónoma de Madrid.

Fue jurado en las dos etapas corresponidentes al Concurso para el Centro Cultural Gabriela Mistral

Actual directora Nacional de la Dirección de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas.

REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

•noviembre 12, 2008 • Dejar un comentario

  • Modernidad como vector del Edificio UNCTAD IIII

‘A un período de injerto, de decoración arqueológica en la antigua casa chilena, operado por aficionados, sucedió la época en que vivimos y podemos llamarla de los arquitectos. Ya no es la ornamentación lo que se exporta de Europa o USA, es el plano, es la estructura, es el material, es la voluntad artística. El edificio guarda unidad con sí mismo, su plano y estructura corresponden a su aspecto, pero no guarda unidad con nuestro suelo, ni con nuestro clima ni con nuestro carácter, o por lo menos no procura guardarla, sólo le interesa estar de acuerdo con lo último que se hace de revolucionario o reaccionarios en Europa, con la técnica que de allí o en USA. se dispone, con la fórmula de los sabios, con el manifiesto de los artistas. Somos repetidores; si nuestros antepasados imitaban los estucos, nosotros lo imitamos todo. Sólo tenemos más ciencia que ellos y eso nos hace más responsables’.1

El edificio para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, realizada en 1972 en nuestro país, era la oportunidad de mostrar al mundo el nivel de avance en que se encontraba la industria chilena, dado que previamente las Naciones Unidas habían dispuesto este ítem como el ‘dispositivo para el desarrollo del tercer mundo, y el motor de los proyectos coordinados para UNCTAD (…) Chile veía como posible, cambiar su situación de dependencia y constituirse en foco de modernidad como el que ya aparentemente Europa no volvería a ser’.2 Y como plantea David Maulén, este sería el tema coyuntural para la generación de jóvenes arquitectos de 1945. Y no a nivel país, sino que se trató de un proceso latinoamericano, donde se planteaba la construcción de un proyecto de modernidad integral para el continente. Esto tiene repercusiones en los arquitectos del edificio UNCTAD III, los cuales ‘querían construir la modernidad desde una perspectiva dialéctica con su propia situación específica, eran arquitectos que no podían concebir la construcción sino era como proyectos colectivos de la comunidad como primer y único fundamento’.3 Es decir, proponen poner en evidencia los valores de la modernidad imperante en el extranjero, pero manteniendo el respeto por el lugar donde se inserta, guardando unidad con nuestro suelo, con nuestro clima y con nuestro carácter (crítica antes planteada por Sergio Larraín García-Moreno).

  • ¿Cuáles fueron las influencias de estos arquitectos?

José Covacevic, Hugo Gaggiero, José Medina, Juan Echeñique y Sergio González Espinoza fueron los arquitectos del proyecto, que egresaron de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile. Este no es un dato menor, dado que dicha escuela fue escenario de una profunda reforma de sus planes de estudio, cuyo más importante aporte docente llegó en 1945. Se trata ‘del arquitecto húngaro Tibor Weiner, quien no sólo había participado en la más influyente escuela de arquitectura moderna de esos años, la Bauhaus Dessau de 1929, sino que además fue asistente de su director, el suizo Hannes Meyer, conocido por frases como “necesidades sociales en vez de lujo”. Esta era la formación social que marcó a toda esta generación de arquitectos, concretada en la innovadora cátedra de “análisis arquitectural” dictada por Weiner en la Universidad de Chile. Luego, sus discípulos llegarían a cumplir un rol determinante en las políticas públicas de vivienda y urbanismo del Gobierno elegido en 1970’.4

De Meyer podemos hacer una retrospectiva aún mayor, llegando a Gropius, cuyos planteamientos fueron la reformulación llevada a cabo institucionalmente en nuestro país por la Universidad de Chile. ‘No hay que olvidar nunca que entre otras cosas estos son arquitectos formados bajo los principios del constructivismo orgánico propio de la vanguardia, ellos siempre entienden la cuidad como organismo vivo donde todo está en diálogo continuo y colectivo’. 5

  • Sentido del Edificio

Andrea Hazbún reconoce distintos valores aportados por el edificio. La ya mencionada Arquitectura Moderna como eje conductor de elementos propios, un éxito en la funcionalidad del edificio, la puesta en escena del hormigón contrastado con la transparencia, como símbolo de la nueva estética de la máquina. Pero se hace énfasis en el valor social logrado por la obra, ‘es haber transformado la arquitectura en un símbolo de un hecho puntual de nuestra historia. A raíz de esto, la identificación con un modo de pensar en el carácter político, social y hasta económico, quedan plasmados en el edificio. Se creó un sentimiento de pertenencia en su época, lo que le otorga una apertura inherente a los sucesos de su entorno’.6 Y será el sentimiento de pertenencia, entre otros valores, el que tendrán presente los arquitectos del nuevo proyecto Centro Cultural Gabriela Mistral a realizarse en el lugar.

Hacia el 2006, año en que se produce el incendio, José Covacevic publica un artículo en la Revista CA sobre el rumbo que debería tomar la obra que quedó en pie. Tiempo y Reutilización post conferencia son las dos condicionantes que como arquitecto tuvo que enfrentar al momento de proyectar el UNCTAD III. Y es que ‘se contaba con la cuarta parte del tiempo normal para proyectar, construir, alhajar y poner en uso el conjunto. Y (…) cómo se iba a reutilizar post conferencia este programa’.7 Ante esta pregunta, el gobierno de turno siempre mantuvo una postura definida, y fue el reciclaje del edificio en un Centro Cultural, tal como logró funcionar por un par de meses en 1973, y tal como se espera sea reinaugurado en el 2010, como parte de una serie de proyectos Bicentenario.

‘Este edificio (original) refleja el espíritu de trabajo, la capacidad creadora y el esfuerzo del pueblo de Chile representados por sus obreros, sus técnicos, sus artistas, sus profesionales, declaró Lawner’.8

  • Críticas

Ocurrido el incendio llegaron las propuestas para un nuevo Diego Portales, pero también los reproches actuales. ‘El debate urbano contemporáneo critica la inversión en edificios íconos monumentales vacíos de contenido, que luego no se sabe para qué sirven’.9 Postura que si bien puede poseer fundamentos, no es un aporte, dado que no es propositiva en términos de programa.

El edificio ‘implicó la inserción invasiva de una geometría rotunda de gran escala, sobre el contexto consolidado del tejido urbano original. Esta acción, heredera del tipo de intervención planteado por la vecina Remodelación San Borja, situada frente al edificio, está también influida por el tipo de implantación urbana planteada simultáneamente en la creación del Centro Pompidou de París (Piano y Rogers, 1971)’.10 Pero se hace la salvedad que mientras el lugar estuvo abierto al encuentro ciudadano, fue intensamente utilizado.

En definitiva, los problemas en torno al edificio están relacionados con el programa a albergar y con cierta asociación de éste con el término ‘elefante blanco’.

  • Sobre la discusión generada por el concurso para el CCGM

La Dirección de Arquitectura del MOP en conjunto con un comité interministerial llaman al Concurso Público Nacional de Anteproyectos de Arquitectura Centro Cultural Gabriela Mistral en Julio del 2007 con la finalidad de ‘Generar un Gran Centro Cultural para Chile acorde a los nuevos estándares internacionales, e intervenir el actual edificio Diego Portales para restituir su vocación pública original y su adecuada integración al contexto urbano donde se emplaza’.11

Dado que sucedieron descalces entre lo planteado por el concurso y la concreción del mismo, es que se generó una discusión en torno a la gestión pública llevada a cabo. El Blog Plataforma Arquitectura publicó el 25 de Octubre de 2007 un artículo titulado ‘Concurso Diego Portales: Desierto’. Las acusaciones llegaron, y también las defensas. Los siguientes son extractos de la discusión:

– Alberto Montealegre Beach: ‘La cuestión de la mediocridad se muestra aquí: es la incapacidad de ver el problema arquitectónico en el aquí-ahora de unas determinadas condiciones temporales y materiales que se han debido enfrentar para dar una solución. Esas condiciones son las bases, los plazos, la competencia, los costos, la falta de interlocutor, etc. El juicio del jurado, si pretende servir a la Arquitectura, debe mirar primero en qué condiciones ésta se hace; en qué condiciones se debaten los concursantes reales’.12

– Vicente Justiniano: ‘El jurado ha actuado en forma totalmente transparente y creo que es una falta de respeto poder imaginar lo contrario. No han habido presiones de ningún tipo y por el contrario, el Jurado en su decisión está dilatando los tiempos del proceso. Se ha actuado pensando en lo mejor para el futuro CCGM, en lo mejor para la Arquitectura Pública y lo mejor para los arquitectos en cuanto poner en valor la arquitectura’.13

Emilio Duhart: ‘Tengo bastante experiencia en Europa sobre edificios de programas similares para decirles que si se hacen las cosas seriamente, con la ambición de realizar el CCGM donde sea, se necesita a lo menos un año solamente de programación antes de lanzar un concurso nacional e internacional de estas dimensiones. En definitiva pienso que esto es un manejo apresurado de voluntades de hacer proyectos “Bicentenarios” sin darse la pena de trabajar lo suficiente para que sea realmente serio’.14

Cabe destacar el rol de algunas personas influyentes en el tema. En el Concurso Público Verónica Serrano fue directora del jurado; Vicente Justiniano fue Arquitecto representante del Colegio de Arquitectos AG; y Miguel Lawner fue Arquitecto representante de los concursantes. (Ver ‘Encuesta’) Y en el Concurso Privado Verónica Serrano cumplía el mismo rol, José Covacevic sería ahora el representante de los concursantes y Miguel Lawner sería jurado.

  • Sobre el proyecto CCGM

El actual proyecto supone la recuperación arquitectónica y simbólica del edificio concebido originalmente para albergar el encuentro y el desarrollo cultural y social. Cristián Fernández Eyzaguirre y equipo son la oficina que se adjudicó el concurso. Para él refiriéndose al proyecto, el entorno se trata de un ‘barrio consolidado como un centro de actividades culturales, con cines y museos, librerías, galerías de arte y edificios patrimoniales. El Centro Cultural Gabriela Mistral reforzará esa identidad, abriendo sus brazos hacia las calles aledañas. Su influencia se dejará sentir también hacia el Parque Forestal’.15

______________

1 LARRAÍN, Sergio GM. Zig –Zag. 1937

2 MAULÉN, David. Proyecto Edificio UNCTAD III. De Arquitectura (13):83. Primer trimestre 2006

3 MAULÉN, David. Proyecto Edificio UNCTAD III. De Arquitectura (13):84. Primer trimestre 2006

4 MAULÉN, David. El edifico del pueblo antes de las llamas. [en línea] La Nación.cl.

<http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20060311/pags/20060311173539.html&gt;

[consulta: 13 septiembre 2008]

5 MAULÉN, David. Proyecto Edificio UNCTAD III. De Arquitectura (13):85. Primer trimestre 2006

6 HAZBUN Urrutia, Andrea P. Centro Metropolitano de las Artes: Un nuevo suelo para la UNCTAD. Tesis (Licenciatura y Título Profesional de Arquitecto). Santiago, Chile. Universidad Católica de Chile, Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos, 2001. 12h.

7 Revista CA. ¿Qué hacemos con el Diego Portales? [en línea]

<http://www.revistaca.cl/2006/10/%C2%BFque-hacemos-con-el-diego-portales/> [consulta: 29 septiembre 2008]

8 ARQCHILE.Concurso Edificio Diego Portales. [en línea] <http://www.arqchile.cl/concurso_portales.htm>

[consulta: 13 septiembre 2008]

9 Cooperativa uro1.org+Víctor Orellana, 2006. Documento Interno de Trabajo Museo Internacional de Arte Moderno y Contemporáneo Gabriela Mistral. Santiago, Barcelona, Madrid, Zaragoza. 2h

10 Cooperativa uro1.org + Víctor Orellana, 2006. Documento Interno de Trabajo Museo Internacional de Arte Moderno y Contemporáneo Gabriela Mistral. Santiago, Barcelona, Madrid, Zaragoza. 3h.

11 MONTEDONICO, Patricio. Documento N°3 Términos de Referencia. Concurso Público Internacional de Anteproyectos de Arquitectura Centro Cultural GM. Santiago, Chile. Dirección Nacional de Arquitectura – MOP Comité de Ministros para la Reconversión del Edificio Diego Portales. 2007. 26 pp.

12 Plataforma Arquitectura. Concurso Diego Portales. Desierto. [en línea]

<http://www.plataformaarquitectura.cl/2007/10/23/concurso-diego-portales-desierto/> [consulta: 28 septiembre 2008]

13 Ídem

14 Ídem

15 Consejo De La Cultura. Cristián Fernández: “Pasaremos de un espacio pesado y cerrado a otro abierto, liviano y transparente”. [en línea]

<http://www.consejodelacultura.cl/ccgm/index.php?page=articulo&articulo=4836> [consulta: 28 septiembre 2008]

REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA

•octubre 7, 2008 • Dejar un comentario

 

§  Modernidad como vector del Edificio UNCTAD IIII

 ‘A un período de injerto, de decoración arqueológica en la antigua casa chilena, operado por aficionados, sucedió la época en que vivimos y podemos llamarla de los arquitectos. Ya no es la ornamentación lo que se exporta de Europa o USA, es el plano, es la estructura, es el material, es la voluntad artística. El edificio guarda unidad con sí mismo, su plano y estructura corresponden a su aspecto, pero no guarda unidad con nuestro suelo, ni con nuestro clima ni con nuestro carácter, o por lo menos no procura guardarla, sólo le interesa estar de acuerdo con lo último que se hace de revolucionario o reaccionarios en Europa, con la técnica que de allí o en USA. se dispone, con la fórmula de los sabios, con el manifiesto de los artistas. Somos repetidores; si nuestros antepasados imitaban los estucos, nosotros lo imitamos todo. Sólo tenemos más ciencia que ellos y eso nos hace más responsables’.[1]

 

El edificio para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, realizada en 1972 en nuestro país, era la oportunidad de mostrar al mundo el nivel de avance en que se encontraba la industria chilena, dado que previamente las Naciones Unidas habían dispuesto este ítem como el ‘dispositivo para el desarrollo del tercer mundo, y el motor de los proyectos coordinados para UNCTAD (…) Chile veía como posible, cambiar su situación de dependencia y constituirse en foco de modernidad como el que ya aparentemente Europa no volvería a ser’.2 Y como plantea David Maulén, este sería el tema coyuntural para la generación de jóvenes arquitectos de 1945. Y no a nivel país, sino que se trató de un proceso latinoamericano, donde se planteaba la construcción de un proyecto de modernidad integral para el continente. Esto tiene repercusiones en los arquitectos del edificio UNCTAD III, los cuales ‘querían construir la modernidad desde una perspectiva dialéctica con su propia situación específica, eran arquitectos que no podían concebir la construcción sino era como proyectos colectivos de la comunidad como primer y único fundamento’.3 Es decir, proponen poner en evidencia los valores de la modernidad imperante en el extranjero, pero manteniendo el respeto por el lugar donde se inserta, guardando unidad con nuestro suelo, con nuestro clima y con nuestro carácter (crítica antes planteada por Sergio Larraín García-Moreno).

 

§  ¿Cuáles fueron las influencias de estos arquitectos?

José Covacevic, Hugo Gaggiero, José Medina, Juan Echeñique y Sergio González Espinoza fueron los arquitectos del proyecto, que egresaron de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile. Este no es un dato menor, dado que dicha escuela fue escenario de una profunda reforma de sus planes de estudio, cuyo más importante aporte docente llegó en 1945.  Se trata ‘del arquitecto húngaro Tibor Weiner, quien no sólo había participado en la más influyente escuela de arquitectura moderna de esos años, la Bauhaus Dessau de 1929, sino que además fue asistente de su director, el suizo Hannes Meyer, conocido por frases como “necesidades sociales en vez de lujo”. Esta era la formación social que marcó a toda esta generación de arquitectos, concretada en la innovadora cátedra de “análisis arquitectural” dictada por Weiner en la Universidad de Chile. Luego, sus discípulos llegarían a cumplir un rol determinante en las políticas                                              

públicas de vivienda y urbanismo del Gobierno elegido en 1970’.4

 

De Meyer podemos hacer una retrospectiva aún mayor, llegando a Gropius, cuyos planteamientos fueron la reformulación llevada a cabo institucionalmente en nuestro país por la Universidad de Chile. ‘No hay que olvidar nunca que entre otras cosas estos son arquitectos formados bajo los principios del constructivismo orgánico propio de la vanguardia, ellos siempre entienden la cuidad como organismo vivo donde todo está en diálogo continuo y colectivo’. 5

 

§  Sentido del Edificio

Andrea Hazbún reconoce distintos valores aportados por el edificio. La ya mencionada Arquitectura Moderna como eje conductor de elementos propios, un éxito en la funcionalidad del edificio, la puesta en escena del hormigón contrastado con la transparencia, como símbolo de la nueva estética de la máquina. Pero se hace énfasis en el valor social logrado por la obra, ‘es haber transformado la arquitectura en un símbolo de un hecho puntual de nuestra historia. A raíz de esto, la identificación con un modo de pensar en el carácter político, social y hasta económico, quedan plasmados en el edificio. Se creó un sentimiento de pertenencia en su época, lo que le otorga una apertura inherente a los sucesos de su entorno’.6 Y será el sentimiento de pertenencia, entre otros valores, el que tendrán presente los arquitectos del nuevo proyecto Centro Cultural Gabriela Mistral a realizarse en el lugar.

 

Hacia el 2006, año en que se produce el incendio, José Covacevic publica un artículo en la Revista CA sobre el rumbo que debería tomar la obra que quedó en pie. Tiempo y Reutilización post conferencia son las dos condicionantes que como arquitecto tuvo que enfrentar al momento de proyectar el UNCTAD III. Y es que ‘se contaba con la cuarta parte del tiempo normal para proyectar, construir, alhajar y poner en uso el conjunto. Y (…) cómo se iba a reutilizar post conferencia este programa’.7 Ante esta pregunta, el gobierno de turno siempre mantuvo una postura definida, y fue el reciclaje del edificio en un Centro Cultural, tal como logró funcionar por un par de meses en 1973, y tal como se espera sea reinaugurado en el 2010, como parte de una serie de proyectos Bicentenario.

 

‘Este edificio (original) refleja el espíritu de trabajo, la capacidad creadora y el esfuerzo del pueblo de Chile representados por sus obreros, sus técnicos, sus artistas, sus profesionales, declaró Lawner’.8

 

 

§  Críticas

Ocurrido el incendio llegaron las propuestas para un nuevo Diego Portales, pero también los reproches actuales. ‘El debate urbano contemporáneo critica la inversión en edificios íconos monumentales vacíos de contenido, que luego no se sabe para qué sirven’.9 Postura que si bien puede poseer fundamentos, no es un aporte, dado que no es propositiva en términos de programa.

El edificio ‘implicó la inserción invasiva de una geometría rotunda de gran escala, sobre el contexto consolidado del tejido urbano original. Esta acción, heredera del tipo de intervención planteado por la vecina Remodelación San Borja, situada frente al edificio, está también influida por el tipo de implantación urbana planteada simultáneamente en la creación del Centro Pompidou de París (Piano y Rogers, 1971)’.10 Pero se hace la salvedad que mientras el lugar estuvo abierto al encuentro ciudadano, fue intensamente utilizado.

En definitiva, los problemas en torno al edificio están relacionados con el programa a albergar y con cierta asociación de éste con el término ‘elefante blanco’.

 

§  Sobre la discusión generada por el concurso para el CCGM

La Dirección de Arquitectura del MOP en conjunto con un comité interministerial llaman al Concurso Público Nacional de Anteproyectos de Arquitectura Centro Cultural Gabriela Mistral en Julio del 2007 con la finalidad de ‘Generar un Gran Centro Cultural para Chile acorde a los nuevos estándares internacionales, e intervenir el actual edificio Diego Portales para restituir su vocación pública original y su adecuada integración al contexto urbano donde se emplaza’.11

Dado que sucedieron descalces entre lo planteado por el concurso y la concreción del mismo, es que se generó una discusión en torno a la gestión pública llevada a cabo. El Blog Plataforma Arquitectura publicó el 25 de Octubre de 2007 un artículo titulado ‘Concurso Diego Portales: Desierto’. Las acusaciones llegaron, y también las defensas. Los siguientes son extractos de la discusión:

 

– Alberto Montealegre Beach: ‘La cuestión de la mediocridad se muestra aquí: es la incapacidad de ver el problema arquitectónico en el aquí-ahora de unas determinadas condiciones temporales y materiales que se han debido enfrentar para dar una solución. Esas condiciones son las bases, los plazos, la competencia, los costos, la falta de interlocutor, etc. El juicio del jurado, si pretende servir a la Arquitectura, debe mirar primero en qué condiciones ésta se hace; en qué condiciones se debaten los concursantes reales’.12

– Vicente Justiniano: ‘El jurado ha actuado en forma totalmente transparente y creo que es una falta de respeto poder imaginar lo contrario. No han habido presiones de ningún tipo y por el contrario, el Jurado en su decisión está dilatando los tiempos del proceso. Se ha actuado pensando en lo mejor para el futuro CCGM, en lo mejor para la Arquitectura Pública y lo mejor para los arquitectos en cuanto poner en valor la arquitectura’.13

– Emilio Duhart: ‘Tengo bastante experiencia en Europa sobre edificios de programas similares para decirles que si se hacen las cosas seriamente, con la ambición de realizar el CCGM donde sea, se necesita a lo menos un año solamente de programación antes de lanzar un concurso nacional e internacional de estas dimensiones. En definitiva pienso que esto es un manejo apresurado de voluntades de hacer proyectos “Bicentenarios” sin darse la pena de trabajar lo suficiente para que sea realmente serio’.14

Cabe destacar el rol de algunas personas influyentes en el tema. En el Concurso Público Verónica Serrano fue directora del jurado; Vicente Justiniano fue Arquitecto representante del Colegio de Arquitectos AG; y Miguel Lawner fue Arquitecto representante de los concursantes. (Ver ‘Encuesta’) Y en el Concurso Privado Verónica Serrano cumplía el mismo rol, José Covacevic sería ahora el representante de los concursantes y Miguel Lawner sería jurado.

 

§  Sobre el proyecto CCGM

El actual proyecto supone la recuperación arquitectónica y simbólica del edificio concebido originalmente para albergar el encuentro y el desarrollo cultural y social.  Cristián Fernández Eyzaguirre y equipo son la oficina que se adjudicó el concurso. Para él refiriéndose al proyecto, el entorno se trata de un ‘barrio consolidado como un centro de actividades culturales, con cines y museos, librerías, galerías de arte y edificios patrimoniales. El Centro Cultural Gabriela Mistral reforzará esa identidad, abriendo sus brazos hacia las calles aledañas. Su influencia se dejará sentir también hacia el Parque Forestal’.15

 

 

 

 

 

___________________________

[1][1] LARRAÍN, Sergio GM. Zig –Zag. 1937

2 MAULÉN, David. Proyecto Edificio UNCTAD III. De Arquitectura (13):83. Primer trimestre 2006

3 MAULÉN, David. Proyecto Edificio UNCTAD III. De Arquitectura (13):84. Primer trimestre 2006

4MAULÉN, David. El edifico del pueblo antes de las llamas. [en línea] La Nación.cl. <http://www.lanacion.cl/prontus_noticias/site/artic/20060311/pags/20060311173539.html&gt;  [consulta: 13 septiembre 2008]

5MAULÉN, David. Proyecto Edificio UNCTAD III. De Arquitectura (13):85. Primer trimestre 2006

6HAZBUN Urrutia, Andrea P. Centro Metropolitano de las Artes: Un nuevo suelo para la UNCTAD. Tesis (Licenciatura  y Título Profesional de Arquitecto). Santiago, Chile. Universidad Católica de Chile, Facultad de Arquitectura, Diseño y Estudios Urbanos, 2001. 12h.

7Revista CA. ¿Qué hacemos con el Diego Portales? [en línea] <http://www.revistaca.cl/2006/10/%C2%BFque-hacemos-con-el-diego-portales/> [consulta: 29 septiembre 2008]

8ARQCHILE.Concurso Edificio Diego Portales. [en línea] http://www.arqchile.cl/concurso_portales.htm  [consulta: 13 septiembre 2008]

9Cooperativa uro1.org+Víctor Orellana, 2006. Documento Interno de Trabajo Museo Internacional de Arte Moderno y Contemporáneo Gabriela Mistral. Santiago, Barcelona, Madrid, Zaragoza. 2h

10Cooperativa uro1.org + Víctor Orellana, 2006. Documento Interno de Trabajo Museo Internacional de Arte Moderno y Contemporáneo Gabriela Mistral. Santiago, Barcelona, Madrid, Zaragoza. 3h.

11 MONTEDONICO, Patricio. Documento N°3 Términos de Referencia. Concurso Público Internacional de Anteproyectos de Arquitectura Centro Cultural GM. Santiago, Chile. Dirección Nacional de Arquitectura – MOP Comité de Ministros para la Reconversión del Edificio Diego Portales. 2007. 26 pp.

12Plataforma Arquitectura. Concurso Diego Portales. Desierto. [en línea]

<http://www.plataformaarquitectura.cl/2007/10/23/concurso-diego-portales-desierto/> [consulta: 28 septiembre 2008]

13Ídem

14Ídem

15Consejo De La Cultura. Cristián Fernández: “Pasaremos de un espacio pesado y cerrado a otro abierto, liviano y transparente”. [en línea]

<http://www.consejodelacultura.cl/ccgm/index.php?page=articulo&articulo=4836> [consulta: 28 septiembre 2008]